La muerte no es democrática
La muerte no es democrática

La pandemia caló hondo y llegó hasta lo invisible. #Justicia #Ramona #covid19 # nadiesesalvasolo

La muerte no es democrática


La muerte no es democrática. La pandemia caló hondo y encaró hasta lo invisible, se metió en nuestras villas y en los pulmones de lxs que respiran lucha desde el minuto cero, esxs que sólo salen en la tele para que los periodistas, afligidxs, muestren algún resquicio de humanidad cuando lo triste sucede, para previamente priorizar el fútbol y los gimnasios en las ruedas de prensa cuando la tragedia aún era evitable.   


La muerte no es democrática. Elige en cuales casas meterse. Aquellas donde hay agua es más difícil la intromisión, y en las que, además, hay jabón se vuelven casi impenetrables. En la 31 no hubo desinfección, ni agua, ni jabón, ni insumos en las postas de salud, ni refuerzos de alimentos, ni Estado, ni cámaras de tv. En la manzana 35 casa 79, vivían 7 personas, ahora son 6, porque Ramona ya no está para cuidar al barrio ni a su hija discapacitada, también contagiada, todxs internadxs.


La muerte no es democrática. Vino de la mano de lxs que no pasan hambre, y sigue su curso haciendo estrágos en el hacinamiento de lxs más vulnerables, de lxs más excluídxs por las consecuencias de eternas condiciones estructurales de desigualdad, de lxs que no pueden hacer cuarentena ni cumplir las mínimas medidas de prevención y aislamiento, de lxs que si no trabajan no comen y si salen a trabajar se enferman, de lxs que guíados por el hartazgo y el coraje combaten la desidia y defienden el derecho a la vida.


La ciudad con más presupuesto del país es la que concentra más riqueza, la que tiene enormes brechas de desigualdad, donde no hay curva que se aplane (salvo la de la empatía), donde el gobierno de Larreta pagó $45 millones de pesos por 15.000 barbijos, donde la vida no vale, donde los derechos humanos se desconocen, donde la mentira es moneda corriente entre lxs inconmovibles que se lavan las manos con "la nuestra", donde se callan las voces tapando las bocas con la pauta.


Ramona, mujer, militante de La Poderosa, 42 años, madre, pobre, siendo población de riesgo expuso su cuerpo y su salud para poder garantizar derechos básicos para su familia y su barrio en medio de una pandemia. Fallecida el 17/05 como consecuencia de un total abandono de persona por el Gobierno de la Ciudad.


La muerte no es democrática. No puede ser tan gratis abandonar los derechos constitucionales de las personas. Nos sumamos a los pedidos de justicia. La muerte de Ramona los hace responsables.

Jana Feijoo

Estudiante de Periodismo y comunicación social

Militante de la corriente popular Remedios del valle


El plan nacional de lecturas en Chapadmalal
El plan nacional de lecturas en Chapadmalal

La biblioteca itinerante fue instalada en el teatro del hotel 4 donde se desarrollaron distintas actividades con la lectura como estímulo a través de diferentes tecnologías aplicadas. #PlanNacionaldeLecturas #Chapadmalal